lunes, 23 de marzo de 2009

Ochate pueblo fantasma nanita

Ya se que no es dia de muertos ni nada por el estilo, pero este pueblo seria ideal para ir de vacaciones.... o no?

Ochate, que se cree que en euskara antiguo signifique puerta del frío", se encuentra a unos quince kilómetros al sur de Vitoria, en el Condado de Treviño. En la actualidad está deshabitado, y lo único que ha sobrevivido al paso del tiempo han sido el torreón, cuatro casa medio derruidas, y las tres paredes de lo que fue la antigua ermita de Burgondo.
La estampa que ofrece Ochate al visitante es ciertamente pintoresca, e incluso se podría decir que un tanto aterradora. La vegetación es escasa. En los cuatro árboles que rodean el torreón abundan las ramas, peor las hojas escasean, siendo el color grisáceo del tronco el color predominante. Parecen no tener vida, pero la tienen, llevan así años, impasibles testigos de todo lo que allí acontece.

El torreón de Ochate fue construida en 1234 en honor a San Miguel, por lo que se le conocía como “La Torre de San Miguel”. Debido a su piedra blanquecina, muchos historiadores apuntan a que pudo ser utilizada para guiar a carruajes y campesinos cuando llegaba la noche.

La historia de Ochate comienza en 1134, cuando se llamaba “Goate” (puerta de arriba). Dentro de la Nómina de San Millán se hace referencia a un pueblo de quince habitantes. A partir de 1254 y hasta el siglo XVI, no existe dato alguno del pueblo, por lo que no es posible saber qué es lo que aconteció durante aquellos años. Aunque hablar de Ochate como pueblo abandonado no es técnicamente correcto ya que ni siquiera queda lo abandonado, a causa de la fama del lugar los vándalos han destrozado todo a su paso y del pueblo abandonado solo queda la torre de la iglesia y alguna que otra casa en ruinas.

Corría el año 1860. La tranquilidad de la pequeña localidad burgalesa de Ochate, se vio interrumpida por la llegada de la viruela. Cuatro años después sus habitantes fueron atacados por una segunda epidemia, el tifus. En 1870, la muerte volvió a ensañarse con el maltratado pueblo, cuyos alrededores se convirtieron en una improvisada tumba colectiva para sepultar a los infectados. Sólo tres habitantes sobrevivieron a la tercera epidemia, el cólera. Las villas colindantes no se contagiaron con ninguna de las tres plagas. Desde entonces, Ochate se convirtió en un pueblo fantasma y arrastró una leyenda maldita. Un siglo después, sus ruinas son perturbadas diariamente por curiosos en búsqueda de sensaciones fuertes, ya que el pasado más reciente de Ochate esconde misteriosas desapariciones, luces, voces, ruidos extraños, avistamientos de seres y naves extraterrestres.

Fue el 24 de Junio de 1981, cuando Prudencio Muguruza realizó aquella fotografía, mientras paseaba a su perra de caza por las cercanías del pueblo. En aquel momento Prudencio no hubiera sido capaz de imaginar el revuelo que producirían aquella fotografía, y lo que es más importante, la historia que arrastraba aquel pueblo.

Parece ser que en el pueblo de Ochate o en sus cercanías, a lo largo de los años se han sucedido multitud de desapariciones. Casualidad o no, lo cierto es que éstas se han convertido en parte esencial de la historia de este pueblo burgalés, provocando el temor en las aldeas vecinas. De entre estas desapariciones, dos son las más destacables, ya que fueron la primera y la última desaparición ocurridas en Ochate.
La primera desaparición en Ochate fue la de su párroco, Antonio Vilegas, quien una fría mañana de Noviembre de 1868 desapareció sin dejar rastro, mientras ayudaba en la reconstrucción del pueblo, que había sido bruscamente azotado por el tifus recientemente. Varios vecinos confesaron haberle visto subir por la explanada que llevaba a la iglesia, pero jamás regreso. Varios días más tarde, fue puesta la denuncia de desaparición. Nadie se explicaba el por qué de su desaparición, y todos afirmaron que no existía razón alguna para que el párroco se fue4se sin dejar rastro, y dejando a tantos enfermos y tanto trabajo por hacer. Aún así, y extrañado de la desaparición, el arzobispado de Burgos continuó enviando durante varios meses los honorarios de Antonio Vilegas. No se volvió a saber de él.
112 años más tarde, el 20 de Agosto de 1970, se sucedió la segunda desaparición extraña en las cercanías de Ochate. Un joven agricultor llamado Juan Peché fue quien desapareció sin dejar rastro. Nadie sabía qué es lo que había ocurrido, y sus vecinos declararon que su comportamiento había sido normal. Además, y esto fue lo más intrigante, en su casa se encontró la comida a medio hacer, enseres personales suyos, ropa, dinero, etc... 34 son los años que han transcurrido desde su desaparición, y aún no se sabe nada de él.
Muertes trágicas


El 20 de Agosto de 1970, justamente el mismo día en el que despareció Juan Peché, el agricultor F. Amestoy apareció en el sendero que conduce al pueblo totalmente calcinado. Nadie fue capaz de encontrar nada que pudiera explicar tal hecho, y aún hoy en día se sigue sin saber nada en cuanto a lo que aconteció aquella noche.
Años más tarde, hubo otro hecho que marco para siempre la historia de la investigación en Ochate, el suicidio de Alberto Fernández, investigador de todo lo relacionado con este pueblo. Todo ocurrió en 1987, cuando grupo de investigadores, entre los que se encontraba Alberto Fernández, decidieron ir a Ochate para intentar obtener alguna psicofonía. La noche parecía ir estupenda, ya que habían conseguido captar dos Psicofonías, las ya famosas “Pandora” (o “Kanpora”(fuera en euskara)) y “¿Qué hace la puerta cerrada?”. Pero lo que jamás hubieran imaginado los compañeros de Alberto Fernández, sería que aquella noche iba a convertirse en la peor de sus vidas. Cuando todos se dirigían a sus coches, se encontraron a Alberto Fernández asfixiado dentro de su coche y con las ventanillas selladas. Aquello les marco para toda su vida. Lo insólito ocurrió meses más tarde, cuando varios de su compañeros se acercaron a Ochate y afirmaron que por el huevo de la puerta de un cobertizo cercano a la torre, vieron un rostro humano con barba y nariz aguileña, que reconocieron como el rostro de Alberto Fernández. En una entrevista que realizó Iker Jiménez (y reflejada en su libro “Enigmas sin resolver I”) a uno de sus compañeros, Fernando Gil, éste afirmó lo siguiente:
“Para mí, esta muerte, este suicidio, tiene otro significado. Él estaba obsesionado con Ochate, venía con nosotros constantemente a investigar con nosotros. Fueron diversos problemas personales los que le condujeron a aquello, y no las energías negativas del pueblo maldito como algunos piensan. Para mí, a pesar de todo, fue también una muestra de decirnos, “¡seguid adelante, porque ahí, en la puerta secreta existe algo desconocido!” Quizá por eso su imagen se apareció en el pajar...”

Dos son las Psicofonías que ha lo largo de toda la investigación en Ochate han cobrado fama. Las dos fueron obtenidas por el mismo grupo de investigación (a la que pertenecía Alberto Fernández) en el año 1987.
“Pandora” o “Kanpora” --> Esta psicofonía fue captada en Enero de 1980, dentro del torreón de Ochate. Pese a que la voz es muy nítida, todavía no se sabe a ciencia cierta qué se dice.
“¿Qué hace aún la puerta cerrada?” --> Captada en Junio de 1987, esta psicofonía fue captada dentro del torreón, pero a una altura superior. La voz es más ronca que la anterior, y se escucha con total nitidez las palabras que dice.

Asie es que... quien quiere ir de vacaciones???

11 comentarios:

♚Ӄѧӄǿӄɛӄѧ♚ dijo...

si me dicen "te vas con todos los gastos pagados" yo si voy =P

ashis! fantasmas a mi! JA!!

yo asusto mas xDD


ya en serio, si me animaria a ir, se ve padrisimo!!

saludos!! rous!!!


por cierto, tu te animarias?

Lord Vyzarro dijo...

azzuuuuuuuuu!!! que copy/paste tan laaaaaaaaaaaaaargooo!!, ya cuenta como post pa de aqui a julio no?? jojooj, saludosss!!!

letyk dijo...

Nooooo!!!! yo paso.

sea verdad o no mejor me quedo en mi casita...

con lo que hay actualmente para que le busco más.


saludos

CaZp dijo...

FASCINANTE!!
Y eso que yo soy casi un fantasma, jejeje.

Felices encuentros ;)

Nicky dijo...

la neta lo medio lei, kmo dice el vizarro k post tan largo enc uato a visitarlo x k no???

jajja haz una lista de bloguers y nos amos pa' alla ajjajajajseria genial

Tina dijo...

Estuvo escalofriante este relato Rousesita! espero que no refleje tu estado de ánimo!!! Besos!

A dijo...

Me encantaria una velada ahi, guitarra, cafe, mate, leer cuentos de Poe...

La foto tambien esta muy buena

Besos grises
A.

pekeña dijo...

yo si voy, yo si voy!!

quien me lleva??

saluditos!!!

Enrique dijo...

Más fotos Rous, más fotos....

Trovator dijo...

Uhhh pueblitos fantasma.. por acá hay algunos, medio turbio pasar por ahí, ambiente pesado.

Sin embargo, nada mejor que ir a conocerlos y patear las puertas de casa.. a ver con qué muertito se encuentra uno jejeje.

Un abrazo grando Rousita!

P´PITO dijo...

mira si voy acompañado de una buena damicela, con carne para asar chelas y tequila....ya de los fantasmas ni me acuerdo....

pero prefiero una buena playita!!!

saludos!!